Ciprofloxacina

 

ANTIBIOTICOS

El ciprofloxacino es uno de los antibióticos más utilizados, que sirve para el tratamiento de la infección urinaria y de las diarreas bacterianas.

Beneficios

El Ciprofloxacino es un antibiótico del grupo de las fluoroquinolonas. La sustancia activa, el Ciprofloxacino, mata las bacterias que causan infecciones gastrointestinales (la diarrea del viajero), cistitis y otras infecciones bacterianas. Elimina los síntomas, como la diarrea, la fiebre y el dolor.

Acción

Bactericida. Interfiere en la replicación de ADN bacteriano por inhibición de la ADN-girasa y topoisomerasa IV bacterianas.

 
CADA FRASCO DE 100 ML CONTIENE 200 MG DE CIPROFLOXACIONO INYECTABLE
El médico debe indicar la posología y el tipo de tratamiento a su caso particular, no obstante la dosis usual recomendada es: Vía I.V. en adultos: La dosificación oscila entre 200 y 400 mg 2 veces al día, dependiendo del tipo de infección, de la gravedad de la enfermedad y de las circunstancias del paciente. La dosis podrá aumentarse hasta 3 x 400 mg en infecciones recurrentes debidas particularmente a Pseudomonas, Staphylococcus y Streptococcus pneumoniae o en aquellos casos especialmente graves donde exista riesgo para la vida del paciente. Al igual que en la fijación de la posología oral, en el caso de pacientes con fibrosis quística se considera su bajo peso corporal al determinar la dosis en la administración I.V. (Ver Adolescentes y niños). Personas de edad avanzada: Aunque en personas de edad avanzada se encuentran niveles séricos de ciprofloxacino más elevados, no es necesario un ajuste en la dosis. La dosis se ajustará en caso de alteración en la función renal. Adolescentes y niños: Su uso no es recomendado en niños y adolescentes debido a que las fluoroquinolonas causan artropatía en las articulaciones que soportan peso en animales inmaduros. Sin embargo, se ha dado ciprofloxacino a pacientes pediátricos, con cuadros infecciosos serios que no han respondido a otros regímenes terapéuticos, como es el caso de pacientes con fibrosis quística y exacerbación pulmonar aguda. La dosis recomendada en pacientes pediátricos (5-17 años de edad) es de 10 mg/kg I.V. cada 8 horas (dosis máxima diaria 1.200 mg). La infusión debe administrarse durante 60 minutos. Puede emplearse también la terapia secuencial. La dosificación es como sigue: Inicialmente, 10 mg/kg I.V. cada 8 horas (dosis máxima diaria 1.200 mg) seguida por 20 mg/kg por vía oral 2 veces al día (dosis máxima diaria 1.500 mg). Consejo respecto de cómo administrarlo: Debe evitar tomar el medicamento con leche o derivados lácteos (yoghurt, quesos, etc.), y debe evitar el consumo de antiácidos que contengan sales de aluminio o magnesio y la ingesta de multivitamínicos que contengan hierro, zinc y calcio. Uso prolongado: Debe usarlo durante el tiempo que su médico se lo señale, respetando los horarios y las dosis.
La ciprofloxacina se usa para tratar o prevenir ciertas infecciones causadas por bacterias como la neumonía; gonorrea (una enfermedad de transmisión sexual); fiebre tifoidea (una infección grave que es común en los países en desarrollo); diarrea infecciosa (infecciones que ocasionan una diarrea intensa); e infecciones de la piel; de los huesos; articulaciones; abdomen (área del estómago) y próstata (glándula reproductiva masculina). La ciprofloxacina también se usa para tratar o prevenir las plagas (una infección grave que se puede contagiar a propósito como parte de un ataque de bioterrorismo) e inhalación ántrax (una infección grave que se puede contagiar por medio de los gérmenes de ántrax en el aire a propósito como parte de un ataque bioterrorista). La ciprofloxacina también se puede usar para tratar la bronquitis, infecciones de los senos o infecciones del tracto urinario, pero no se debe usar para la bronquitis ni las infecciones de los senos nasales, ni para algunos tipos de infecciones del tracto urinario si hay otras opciones de tratamiento. Las tabletas de liberación prolongada (acción prolongada) de ciprofloxacina se usan para tratar las infecciones de los riñones y del tracto urinario; sin embargo, algunos tipos de infecciones del tracto urinario solo se deben tratar con las tabletas de liberación prolongada de ciprofloxacina si no hay otras opciones de tratamiento disponibles. La ciprofloxacina pertenece a una clase de antibióticos llamados fluoroquinolonas. Funciona matando las bacterias que causan las infecciones.
La ciprofloxacina no debe ser utilizada en pacientes con hipersensibilidad a las quinolonas. Las fluoroquinolonas producen artropatías cuando se administran a animales inmaduros, lo que hace necesario tomar precauciones cuando se administra en pediatría, aunque la incidencia de artralgias es inferior a 1,5% y éstas desaparecen cuando se discontinua tratamiento. Las fluoroquinolonas han sido asociadas a rupturas de tendones, por lo que se debe discontinuar el tratamiento con ciprofloxacina tan pronto como aparezca dolor tendinoso.
CAJA X 1 VIAL DE 100 ML